Tuxtla Gutiérrez, Chiapas
Principalmente Nublado
Teleserie de Pablo Escobar reabre las heridas

“¡Es igualito!”. Es éste uno de los comentarios más frecuentes en Colombia cada vez que en una casa, en un autobús o incluso en una reunión entre amigos se habla de la caracterización que hace del capo el actor Andrés Parra.

> Clara Isabel Vélez Rincón
> Medellin, Colombia
> 2012-06-12

Foto: Especial
“¡Es igualito!”. Es éste uno de los comentarios más frecuentes en Colombia cada vez que en una casa, en un autobús o incluso en una reunión entre amigos se habla de la caracterización que en la serie de televisión “Pablo Escobar, el patrón del mal” hace del extinto capo del narcotráfico el actor Andrés Parra.

La producción comenzó a emitirse el 28 de mayo pero ya se puede ver on line en al menos diez portales de internet (www.elcarteltv.us). Luego de una gran campaña publicitaria –considerada por algunos como excesiva– el primer capítulo marcó 26.9 puntos de rating y se calcula que sentó a cerca de 11 millones de colombianos ante las pantallas (62.7 por ciento de los que tenían el televisor encendido, según ratingcolombia.com). Si se tiene en cuenta que según el último censo de población realizado en 2005 somos 44 millones de colombianos, se puede decir que como en la década de los años 1980 y 1990, la atención del país volvió a estar centrada en “el patrón del mal”.

Cada emisión diaria despierta amores y odios. De un lado se le considera la producción más ambiciosa de los últimos años en la televisión local, pero también se le mira como uno más de los programas que al igual que Rosario Tijeras, El cartel de los sapos o Las muñecas de la mafia, buscaron aumentar el rating a cuenta de uno de los flagelos que más dolor y muerte han dejado en el país: el narcotráfico.

Guardadas todas las proporciones, si se habla de cifras la inversión del canal Caracol (que la produjo y la emite) se podría comparar con los excesos que en su momento tuvieron los mafiosos de los que se habla en la serie: intervienen mil 300 actores; cada uno de los 63 capítulos grabados en alta definición y en óptica de cine costó 150 mil dólares y se hicieron más de 450 locaciones en Estados Unidos (Miami), Costa Rica y varias ciudades de Colombia, entre ellas Medellín.

Omar Rincón, uno de los críticos de tv más reconocidos del país, opina que se trata de un producto bien elaborado y con excelente promoción, de ahí su rating. Otra cosa es la discusión moral que esto ha provocado y que, a su juicio, está fuera de contexto.

Pero hay otros ingredientes que sobresalen. La serie está basada en el libro La parábola de Pablo, del ex alcalde de Medellín, Alonso Salazar, también periodista y sociólogo. Él es quizás una de las personas que mejor conoce la historia de los jóvenes sicarios de Medellín, cómo es que el narco fue permeando a la sociedad en Antioquia y en el país, y la forma en que los grupos paramilitares de ultraderecha coparon las estructuras delincuenciales de los barrios.

A la vez, los guionistas son dos víctimas del capo del cartel de Medellín, Juana Uribe y Camilo Cano. Juana es la sobrina del senador Luis Galán, candidato presidencial por el partido Liberal, asesinado por sicarios en agosto de 1989, luego de declararle la guerra Escobar.

Camilo es el hijo del periodista Guillermo Cano, director del periódico El Espectador, quien en sus editoriales exigió al gobierno central no solo atacar a los narcos sino usar la extradición como mecanismo de presión. Escobar puso una bomba contra el diario y también fue acusado de asesinar a Cano, atacado en noviembre de 1986 por un sicario desde una moto. En su honor, la Unesco creó el premio a la Libertad de Prensa “Guillermo Cano”.

Por eso, el gobernador de Antioquia y ex alcalde de Medellín, Sergio Fajardo (muy cercano a Salazar) señaló que si bien la serie revive viejas heridas, no se puede negar que buena parte del acervo cultural del país está marcado por las huellas del narcotráfico. Para él, lamentablemente, hechos históricos como las acciones de los nazis en Alemania y de los mafiosos en Italia se han convertido en referentes del cine y la literatura. De ahí la importancia de hacer un análisis juicioso, insiste.

El patrón del mal también ha dado de qué hablar a las redes sociales: además de su cuenta oficial en Twitter con al menos 30 mil seguidores, la red de microbloggin sirve como tribuna para discutir la serie. Y aunque se elogia a los actores, también se hacen críticas por convertir a Escobar en un fenómeno mediático. Hay quienes afirman que para recordar el efecto nocivo del narco “no es necesario hacer una novela”.

Como contrapeso a la proyección ante los jóvenes del accionar del narcotráfico, el canal Capital, de la alcaldía de Bogotá, comenzó a emitir la serie "Las víctimas de Pablo Escobar", que resume en 13 documentales la historia de personajes como el ex ministro Rodrigo Lara, el propio Galán, Cano, así como los secuestros de periodistas y las bombas que destrozaron cientos de vidas.

ORE







Condiciones de Uso:
> Sólo se permitirán participaciones con menos de 500 caracteres.
> Los comentarios han de ceñirse a las propuestas temáticas de cada artículo o propuesta, y no se permiten aquellos que resulten ofensivos o insultantes.
> Evita ataques personales. Los comentarios que no tengan relación con el tema, que contengan publicidad, spam y, en definitiva, todos los que no contribuyan a hacer de este servicio de Diario De Facto lo que pretende: un espacio de opinión, reflexión, comunicación y debate sosegado y libre.
> Todos los comentarios serán monitoreados. Cualquier comentario que no cumpla las condiciones de uso será eliminado sin previo aviso.
Disclamier: Diario De Facto no se hace responsable del mal uso de este espacio de opinión. Las ideas aquí expuestas son responsabilidad del autor.



Agregar Comentario
Nombre:
Email:
Comentario:
* Ingrese el texto mostrado en la imágen
 






ESPECTACULOS